Hurtubise and Pachon IAL Consecration Toronto 2007
Hurtubise and Pachon IAL Consecration Toronto 2007
 

Canada

The IAL of Canada

Bp Leonardo

 

 

mexico

The IAL of Mexico

Rev Margarito

 

 

usa

The IAL of USA

Bp Jorge L

 

 

belgium

The IAL of Europe

Bp Rolando

 

 

colombia

The IAL of Colombia

Bp Piedrahita

 

England

The IAL of England

Rev John

 

 

chile

The IAL of Chile

Rev Elvis

 

 

spain

The IAL of Spain

Bp Eduardo

 

 

ecuador

The IAL of Ecuador

Bp Alberto

 

venezuela

The IAL of Venezuela

Rev Jonathan

 

 

 

GOSPEL, LOVE, SERVICES, CHARITY AND PASTORAL LABOR UNDER OUR LORD JESUS CHRIST

 

 

 

Welcome you to the IAL website (page) of The Latin-American Anglican Church (The Old Anglo Catholic Church). Our religious organizations is led by our Archbishop (IAL President) The Most Reverend Leonardo Marin-Saavedra (Canadian citizen). In this page you will find information about the Church and all missions worldwide. In addition there is information about Church planting and holy orders. Please feel free to cotact us with any question you might have. May God richly bless you. We are Apostolic, Anglican, Catholic Christian with valid Apostolic Succession. We are an outgrowth of the ancient "One, Holy, Catholic and Apostolic" Church under Jesus Christ. We are the Church of God.

 

 

Our clergy are validly ordained deacons, priest and consecration bishops in the Apostolic Succession and they are recognized as such.  We are fully Anglican and Fully Catholic and fully apostolic. We pray for and look forward to the time when once more the unity Jesus prayed in John 17: 21. Will come to exit among all believers in Him - We awai - patiently for that unity (without uniformity) enjoyed by the early Church in apostolic time.

 

Our churches and missions practice unconditional love and services towards all as practiced by our Lord Jesus Christ. We want to build with the help of God the "City of Love" where there are no social injustices and imbalances being.

 

Please come visit our church and experience the Holy Mass from the 1928 Book of Common Prayer (Englisn and Spanis version) with rich christian faith, a dedication to follow Jesus Christ in all things, a love of the Eucharist as the central point of our christian life, a commitment to serve the lost and the outcast, and that unique spirituality we call -catholic-. 

 

 

 

The Latin-American Anglican Church Worldwide Territories

(The Old Anglo Catholic Church)

IGLESIA ANGLICANA LATINO-AMERICANA TERRITORIO MUNDIAL

 

 

The IAL Province of Saint Lawrence

Provincia de San Lorenzo

Canada, USA and Mexico Territories

Canada, USA and Mexico Territories

 

4826 Chambord, Montreal, Quebec, H2J3N1. Canada.

 

 Home Phone: +16477664597+16477664597

 Office Phone: +16478754597+16478754597 

 

THE LATIN AMERICAN ANGLICAN CHURCH UNITED STATES TERRITORIES

 

3254 24th Street, San Francisco, California,

94110. United States.

 

San Francisco Phone: +14154249223+14154249223

Los Angeles Phone: +13233707810 

 

 

 

IAL Seminary Email: almas@theanglican.net IAL Communications Email: primate@theanglican.net

IAL Documents Email: obispoleo7@yahoo.es  IAL Information Email: obispoleo7@gmail.com

 

 

GOSPEL, LOVE, SERVICES, CHARITY AND PASTORAL LABOR UNDER OUR LORD JESUS CHRIST

 

Council 2014

London England - Dec 7/14 

Consecration

Nov 22, 2014. Belgium..

News

Project Start 2016

Consecration

Dec 8, 2014. England

15.01.2016
Jorge Enrique
No comments
STOP PERSECUTION AGAINST INDEPENDENT CATHOLICS CLERGY AND CHURCHES NOT UNDER ROMAN CATHOLIC JURISDICTION Please Sign Our Petition Here "IF YOU ARE NOT ON OUR STRUGGLES NOT EXPECT TO BE PRESENT IN OUR VICTORIES" In the American continent the Independent Catholic Churches No Under Vatican (Old Catholic, Anglican, Episcopal, Orthodox, Byzantine, Gallican, Lutheran, Methodist, Wesleyan, Charismatic and others Christian Denominations) that are not under the authority of the Pope of Rome (Francisco), have increased significantly in recent times for many reasons, this has resulted in a constant persecution by the clergy (deacons, priests and bishops), who are under the ecclesiastical administration of the Roman Catholic Church representing the pope as head of the Roman group. Within the United States the immigrant community in the different Latin American countries participating in the worship, devotion and the same sacraments, the Catholic Churches of origin but do not obey Rome. There are also some churches that although faith originated in the Church of England itself does not belong to the Anglican Communion in Canterbury, do their work outside of the Episcopal Church of USA also independently.   Some media in this case “Univision” has lent its journalists through several television to discredit independent Catholic Churches and to believe to be false, claiming they are cheating the faith of believers and who defraud the credo Christians also have a Catholic background in the same story. Similarly persecution extends in every nation on the continent of America, whether in Canada, the United States, Mexico, and every country in Central America and South America. Some groups have resorted to high courts demanding the representatives of the Roman Catholic Church and involving civilian authorities and in some cases have done justice to others have sided with the Roman Catholic Church because the authorities themselves practice the same faith and are within the ranks of the Vatican as members or allies in their diplomatic missions and businesses. Catholic groups independent of any denomination are tired of supporting these outrages and many independent Catholic clergy who have suffered depression and some have died of moral worth to feel first-hand the injustices caused by the applied religious war against a minority nun who will not obey Rome and want to stick freely under the will of the same faith and belief. We know that the Christian churches of all denominations also persecuted by the representatives of Rome. We seek and demand that all Christian religious groups are respected in their faith and belief and that some fail to call the other sects or disparaging words because all faith and belief deserves the same respect. God created us equal but different.   Therefore we have taken the flag of the cause to defend freedom of religious organization and lay the historical foundations of high against religious war, the same inquisition programmed by Roman Catholics and request organizations of “human rights” and those who administer justice, to take action on the matter to avoid a confrontation that would lead to dire consequences in sister countries and that if a large majority has the same origin in his ancestor, idiosyncrasy, race, culture and folklore. We originally requested a correction to the media committed injustice and through firms are doing the protest in a civilized peacefully without resorting to street protests that also generate other kinds of problems and difficulties for the events that we have known recently where thugs pistol or rifle, they have killed innocent people simply because they want to sow terror wicked to injure freedom and free will by which man was created in all its dimensions as a human person.  If you can help us solve this outrage and injustice, please let us know how to how to defend this persecution for us to achieve peace and harmony in our mission we manage to continue smoothly and heart comply with laws on religion, belief and worship, which have complied with heart and voluntarily.  STOP PERSECUTION AGAINST INDEPENDENT CATHOLICS CLERGY AND CHURCHES NOT UNDER ROMAN CATHOLIC JURISDICTION Sign Here our Petition Please "IF YOU ARE NOT ON OUR STRUGGLES NOT EXPECT TO BE PRESENT IN OUR VICTORIES"

the anglo

Missions Photos

 

 

catholic

Mission Photos

 

 

church

Mission Photos

 

 

Pick UP AMWay

Business IAL: We sell organic products and Online nutrients to support our mission and our ministry. We do not solicit donations.

Pick UP AMWay

Negocios IAL: Nosotros vendemos productos organicos y nutrientes Online para financiar nuestras misiones y nuestra pastoral. Nosotros no solicitamos donaciones..

Pick UP AMWay

IAL 經營範圍:我們銷售的有機產品和在線的營養來支持我們的使命,我們的事工。我們不募捐。

Pick UP AMWay

IAL 사업 : 우리는 우리의 사명과 우리의 사역을 지원하기 위해 유기농 제품 및 온라인 영양분을 판매하고 있습니다. 우리는 기부를 요청하지 않습니다.

Pick UP AMWay

IAL ビジネス:私たちは私たちの使命と私たちのミニストリーをサポートするために、オーガニック製品とオンライン栄養素を販売しています。私たちは、寄付を募るません。

31.12.2015
Leonardo Marin-Saavedra
No comments
We are at a very crucial time for us to achieve all Christian groups to unite under a fraternal organization and solidarity in a practical and pragmatic Christianity. There interests of evil forces to take over the American continent and establish the religion of evil who worships Satan and you want that humanity continues into slavery in order to manipulate consciences and let the man in the same cave. The unit under the free interpretation of the Bible as the Word of God, and men will make us happy and free of empires and vice women. If you like the idea to write, give us a call or send a text message. All Christian denominations are welcome. All women and men of goodwill are welcome.  The Great Commission (Matthew 28): "16. Then the eleven disciples went to Galilee, to the mountain where Jesus had told them to go. 17. When they saw him, they worshiped him; but some doubted. 18. Then Jesus came to them and said, “All authority in heaven and on earth has been given to me. 19. Therefore go and make disciples of all nations,baptizing them in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit, 20. and teaching them to obey everything I have commanded you. And surely I am with you always, to the very end of the age.” Information: USA Cell Phone: +1-323-370-7810. Email Invitacion a trabajar unidos por la causa de Jesucristo Estamos en un momento muy determinante para que logremos unirnos todos los grupos cristianos bajo una organizacion fraterna y solidaria dentro de un cristianismo practico y pragmatico. Hay intereses de las fuerzas del mal para apoderarse del continente americano y establecer la religion del mal que adora a satanas y que desea que la humanidad siga en la esclavitud con el fin de manipular las conciencias y dejar al hombre dentro de la misma caverna. La unidad bajo la libre interpretacion de la santa biblia como Palabra de Dios, nos hara varones y mujeres felices y libres de imperios y del vicio. Si le gusta la idea escribanos, llamenos por telefono o envienos un mensaje de texto. Todas las denominaciones cristianas son bienvenidas. Todos las  mujeres y varones de buena voluntad son bienvenidos. Informacion: Celular USA: +1-323-370-7810. Email  La Gran Comisión (Mr. 16.14-18; Lc. 24.36-49; Jn. 20.19-23): 16. Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17. Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20. enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
19.12.2015
Leonardo Marin-Saavedra
No comments
Anglo Católicos  y/o  Católicos Anglicanos El termino o vocablo Anglo Católico se refiere al anglo-catolicismo que se utiliza desde el siglo XVI, para describir a personas, grupos, ideas, costumbres y prácticas, dentro de la doctrina cristiana de denominación anglicana no oficialista sin ser miembros participantes de la “Comunión Anglicana”. Estas iglesias heredaron la Fe de la Iglesia de Inglaterra (the Church of England), sin obedecer al Rey (Monarquía) ni al Arzobispo de Canterbury (Imperio Religioso), y se organizaron desde un principio lejos de Roma (Régimen Religioso) y muy cerca de Dios.  Los anglo católicos son grupos de cristianos anglicanos, agrupados como iglesia con diáconos, presbíteros y obispos, que siguen delineamientos de la doctrina temprana católica sin dogmas ni cánones humanos, independiente de Roma y/o de Gran Bretaña, con las mismas tradiciones inglesas del siglo XV, antes de "La Reforma", permaneciendo fieles al Mandato de Cristo, a la santa Biblia, a los postulados de Fe de la Sana Doctrina (Palabra). Los Anglo Católicos se consideran continuistas del catolicismo anglicano sin obedecer o estar bajo la autoridad del Papa de Roma ni al Arzobispo de Canterbury, renovando cada día la fe en la persona del Espíritu Santo que es el verdadero Vicario de Cristo en la tierra.  Estos grupos anglo católicos están lejos de postulados de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, Canada, Escocia o Australia, y no aceptan regímenes o imperios religiosos. Jesús de Nazaret no fundo un imperio, régimen u organización monárquica, al contrario el “Hijo de Dios” estuvo en contra de injusticias, desigualdades, penas de muerte, asesinatos, desapariciones, grupos armados, ejércitos, policías sean legales o ilegales, él lucho por construir la "ciudad de amor" sin ricos ni pobres, sin ejércitos ni policías, nada de guerras sino todos por igual, gozando de paz, bienestar, igualdad de oportunidades, progreso y felicidad. Algunos practican el uso de los 39 Artículos de Fe y todos usan en -Libro de Oración Común- en su gran mayoría versión 1928. Hay anglo católicos marianos (es decir que tienen advocación a la Virgen María), y otros no son marianos. Los marianos anglicanos siguen el uso del Santo Rosario como lo hace la Iglesia Romana con algunas variantes en el contenido de oraciones. Los anglo católicos conocen el pensamiento del Muy Reverendo Martin Lutero pero no relacionan sus predicas con la misión de la Iglesia a ejemplo de Cristo. Desde 1517, cuando el Rey Enrique VIII (Henry VIII), empezó a cometer desmanes, arbitrariedades con su vida, con la vida de ciudadanos y ciudadanas de Inglaterra, varios clérigos (diáconos, sacerdotes y obispos), de Inglaterra no siguieron los errores del monarca pero tampoco quisieron aceptar los errores de Roma. Por consiguiente que en forma prudencial salieron de Inglaterra para que los militares del rey no los asesinaran y se hicieron en otras comarcas algunos lejos de las costas de Gran Bretaña. Los clérigos “disidentes” anglicanos se rebelaron contra la autoridad del rey, contra la autoridad del papa y lograron iniciar un movimiento independiente ingles casi que clandestino de católicos anglicanos aun para algunos que sin salirse de Inglaterra siguieron bajo las toldas del rey pero en su interior y fe, estuvieron libres de dogmas, de los mismos pecados de asesinato, adulterio, promiscuidad y gula del rey. Una vez murió Enrique VIII, los grupos de católicos anglicanos se extendieron por el mundo aprovechando viajes de Cristóbal Colon navegantes, se ubicaron en regiones del Mar Caribe, Australia, Islas Reunión y otros territorios de naciones hasta nuestros días. Algunos de ellos con sus familias jamas regresaron a la "Madre Patria" Inglaterra y sus descendientes lograron sembrar el Evangelio de Cristo hasta los confines del orbe. En la época victoriana y bajo la influencia del “Movimiento de Oxford” (The Tractarians), los cristianos liberales herederos de la Iglesia de Inglaterra, los afiliados o aliados al Arzobispo de Canterbury, empezaron a llamar a los diferentes: -Anglicanos no liberales- como –Anglo Católicos-. Recientemente los seguidores fieles a la Iglesia de Inglaterra (Comunión Anglicana), y otros de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos (Ecusa), lograron inyectar a la tradición y a la misma fe ciertos cambio no bíblicos, crearon una brecha más profunda de acercamiento entre las vertientes del anglicanismo tradicional y sus ideas materializaron distancia entre hermandad y fraternidad que debería reinar en grupos de creyentes del mismo árbol genealógico como hijos todos de la Fe en Jesucristo. Aunque en algún momento de la historia todos los grupos de anglicanos y episcopales se pueden unir en una sola organización en este momento histórico el “Palo no está para cuchara” porque la discriminación de los oficialistas contra los no oficialistas va en aumento. La ruptura se empezó a darse con mas distancia desde 1963, cuando varias mujeres de Inglaterra con supuesto llamado de Dios al sacerdocio, presionaron a las autoridades eclesiásticas de la Iglesia de Inglaterra y a la de los episcopales de Estados Unidos, para que fueran ordenadas diaconas, presbíteros y obispas. La organización religiosa de Inglaterra y la misma línea de Estados Unidos, aceptaron las presiones y ordenaron a la dimensión apostólica a las primeras mujeres que luego aumentarían en número y ellas ocuparon los altares sagrados que durante mil novecientos años se habían administrado sólo por varones, imitando a los 12 Apóstoles varones que Jesús (el fundador), escogió para el ministerio de lo santo y sagrado  dentro de la fe. Hoy algunos anglo-católicos creen y aceptan que la mujer también esta llamada al ministerio sagrado pero están en contra que esa forma de genero sea utilizada por los negociantes del evangelio de Cristo para hacer negocio con la fe y el revanchismo con ideas y doctrina del cristianismo. Por hacer apología al homosexualismo, a prácticas de sodomía y perversión, y lograr un escaño político con poder de gobernantes, un grupo de obispos episcopales de Estados Unidos más políticos que espirituales creyentes, consagraron públicamente al primer obispo declarado abiertamente homosexual (Gene Robinson), para burlarse de los anglo católicos (los anglo católicos no han perseguido o criticado la homosexualidad y nunca perseguirán a los homosexuales), los episcopales creyeron que si apoyaban a un clérigo abiertamente homosexual, los homosexuales de Estados Unidos ingresarían a esas iglesias con recursos, dadivas y finanzas. También lograron convencer con argumentos políticos a un 55% de los miembros de la Iglesia de Inglaterra para que la Iglesia aceptara casar y bendecir parejas del mismo sexo pero no lo hicieron por humanismo o solidaridad sino por buscar recursos financieros de los homosexuales ricos, creyeron que sus filas se llenarían de la “preferencia” pero no el resultado no fue así hasta este momento, en vez de sumar feligreses los templos episcopales y los de los anglicanos liberales siguen vacíos y las deudas que ellos querían suplir van en aumento. Usar la sexualidad del hombre como pantalla o negocio es un acto desagradable a Dios y rompe las leyes de honestidad y honradez al creer que el cinismo como doctrina es sano a los ojos de Dios. “Prohibido Robar” y cuidado “No Mentir”. Los Anglo Católicos saben que ser homosexual o tener preferencia sexual por el mismo sexo no es un pecado porque la sexualidad y la comunicación con Dios es individual, la paz entre Dios y el hombre es individual. Dios es espíritu. La Iglesia si comete pecado al patrocinar o hacer apología al homosexualismo porque aunque cada cual escoge su camino sexual y social, la Iglesia debe ser imparcial en cuestión de propaganda sexual, social o política. Parece una contradicción pero no lo es porque si los representantes de la Iglesia de Jesucristo promueven desde los altares la preferencia sexual inclinando su enseñanza dentro de la balanza de la rectitud por una preferencia, usando los altares para promover la homosexualidad y de paso crean conflicto con los heterosexuales (Homofobia), y con los mismos homosexuales (Heterofobia), logra de cierta manera estropear la fraternidad y hermandad con la Iglesia universal porque enfrenta y divide a los mortales terricolas humanos entre preferencia y no preferencia, y eso es discriminacion. Los asexuados tambien entraran al reino de Dios. Los Anglo Católicos aceptan el celibato opcional y no obligan al clerigo a permanecer soltero si es llamado por Dios al santo matrimonio con una mujer. Los clerigos Anglo Católicos pueden contraer matrimonio antes o despues de recibir la Orden Sagrada al Ministerio Ordenado. Los Anglo Católicos veneran a la Santisima Virgen en la advocacioón de Santa Maria de Walsingham. Que un clérigo de cualquier denominación salga a desfilar en los carnavales de homosexuales o heterosexuales con los ornamentos sagrados de la Iglesia que se usan dentro del templo para las ceremonias sagradas, es otro de los adefesios que ciertos anglicanos episcopales e hijos de los anglicanos, han ocasionado hasta lograr una tragedia entre la fe, equilibrio y estabilidad emocional. Si un clérigo es homosexual no debe usar a la iglesia para sus propios apetitos. Lo individual es personal y lo colectivo pertenece a la cooperativa u organización. Cualquier clérigo puede participar dentro de un carnaval si lo hace en forma individual y públicamente en forma individual también puede confirmar su preferencia libremente. Los anglicanos liberales tienen y son propietarios de edificios y vehículos y los Anglo católicos son dueños de la fe y creencia. La iglesia debe dar con ejemplo de cada uno de sus clérigos, estabilidad emocional y espiritual a todos los hombres sin importar su preferencia sexual ni participar del hecho sexual en forma pública. Cada integrante de la iglesia debe tener estabilidad emocional y sexual para poder hablar de la transparencia y rectitud de Cristo. Homosexuales y heterosexuales pueden ser clérigos y miembros del cuerpo de la Iglesia porque la fe, convicción y creencia, es individual aunque los miembros participen en forma colectiva de una creencia, rito, fe o costumbre, “lo cortés no quita lo valiente” y quien tolera dentro del amor y el servicio hace grande a los otros y consigue la paz que viene de Dios. Anglo Page: Iglesia IAL USA  
19.12.2015
Leonardo Marin-Saavedra
No comments
EL USO DE IMÁGENES Y ESTATUAS EN EL CULTO CRISTIANO La única cosa la mayoría de los realizadores de televisión saben acerca del cristianismo es que las Iglesias y las velas van de la mano. Un reciente adaptación de la novela de Joanna Trollop "El Coro" mostró una catedral con los bancos de brillantes velas colocadas contra pilares sin motivo aparente - excepto que se veía bien en cámara.  Si usted visita la catedral de York se encuentra a sólo un soporte de velas encendidas tales. En una mesa cercana, habrá un aviso a decir que era una buena idea para encender una vela y rezar. En estos días el uso de velas se ha vuelto muy popular, no sólo como un símbolo de la oración, pero con motivo de diversos tipos de aspiraciones - para la libertad de los rehenes, o hacer hincapié en todo tipo de cuestiones políticas y sociales. Luces de diversos tipos se utilizan en un número de religiones del mundo, y somos herederos de una cierta medida, de las antiguas costumbres judías. ¿Hay, entonces, un uso cristiano específico de las velas y las lámparas? LA LUZ DE CRISTO  Más allá de la necesidad práctica obvia para dar luz en los edificios oscuros, hay dos usos que tienen significado cristiano especial. El primero es el uso simbólico, que representa a Cristo como la Luz del mundo. El regalo de una vela encendida en el Bautismo, la bendición de las velas en Candlemass y las ceremonias del Fuego Nuevo y de la vela de Pascua, son ejemplos de este uso de las luces. LUCES DE HONOR El segundo uso es el de las velas y lámparas en los santuarios de las iglesias y los que se colocan delante de las estatuas e imágenes pictóricas (iconos). Se cree que esta costumbre se originó en la antigua forma romana de honrar a sus magistrados principales, los cónsules, llevando velas o antorchas encendidas delante de ellos en público. Esta costumbre honorífico fue adoptado por los emperadores romanos, y luego pasó por encima en las ceremonias de la Iglesia. Las velas que ahora se interponen en nuestros altares son versiones permanentes de las velas llevadas en procesión al comienzo de la Misa y en plena ceremonia, la lectura solemne del Evangelio sigue siendo atendidos por las luces portátiles. Este segundo uso está destinado a marcar con objetos y acciones de carácter sagrado especial de honor - por esta razón mantenemos una luz ardiente permanente ante el Santísimo Sacramento cuando está reservado. LUCES ante las imágenes  La misma idea de honor el pago se adjunta a la iluminación de las velas o lámparas ante las imágenes que representan a Nuestro Señor ya su Santa Madre, y de los santos. Tales actos tienen un significado especial y la historia unida a ellos. LA AMENAZA PARA EL EVANGELIO  Nosotros sólo estamos demasiado familiarizados con el hecho infeliz que la mayoría de las iglesias se están deslizando hacia la laicidad. La fe en Cristo vivo se convierte en una mera filosofía. El gozo del Espíritu Santo se sustituye por el embotamiento de moralismo humanista. Esta no es la primera vez que el Evangelio ha sido amenazado de esta manera, aunque, en nuestros días, es posible que se han adoptado para longitudes mayores que antes. EL ATAQUE A LAS IMÁGENES La amenaza apareció con claridad por primera vez hace unos 1.200 años y la distancia en el tiempo no hace ninguna diferencia para el efecto. Un emperador bizantino León III, desató un ataque contra el uso de las imágenes en el culto de la Iglesia. León III y sus seguidores acusaron a los cristianos ortodoxos de idolatría, y exigió que, en obediencia a la segunda de los Diez Mandamientos, el uso de las imágenes debe cesar. Muchas personas estuvieron de acuerdo con León III - su mensaje parecía sencillo, honesto y piadoso también. Era cierto que había personas que actuaron como si las imágenes tuvieran algún poder sobrenatural de su cuenta. Los partidarios del movimiento de Leo llegaron a ser conocidos como "Los Destructores de las imágenes (iconos)" o "iconoclastas. Pocos se dieron cuenta que la iconoclasia en realidad era un ataque a la fe verdadera. Por un lado se puso el reloj al Antiguo Testamento - hacer del cristianismo una religión de reglas y no de la salvación por la gracia. Una vez más, hizo del cristianismo a ser una cosa con frialdad intelectual o una mera cuestión de respuesta emocional. HONOR NO CULTO  Aquellos que deseaban honrar las imágenes sabían que tenían siglos de tradición cristiana para apoyarlos. Sabían también que el honor que pagaron a los iconos era muy diferente de su adoración de la Santísima Trinidad (incluso tenían palabras distintas para asegurarse de que no había confusión). Hubo, sin embargo, necesitan a alguien para señalar a los creyentes ortodoxos el significado más profundo de honrar a los iconos. El hombre que hizo esto fue un monje cristiano que tuvo en un tiempo fue un alto cargo gubernamental que representa a los súbditos cristianos del califa de Damasco. San Juan de Damasco: San Juan Damasceno señaló que la Encarnación del Hijo de Dios como Jesús de Nazaret cambió completamente nuestra comprensión de la relación de Dios con su creación y del Segundo Mandamiento contra la idolatría. "En los primeros tiempos", escribió, "Dios, que es sin forma ni cuerpo, nunca podría ser representado. Pero ahora, cuando se ve a Dios en la carne, conversando con los hombres, yo hago una imagen del Dios que veo. Yo no adoro importa: Adoro el Creador de la materia que se hizo asunto por mi causa. ¿Quién quiso tomar su morada en la materia: ¿Quién salió mi salvación a través de la materia. Nunca yo dejar de honrar a la materia que obró mi salvación.Honro, pero no como Dios. Debido a este saludo a toda la materia restante con reverencia, porque Dios ha llenado de gracia y poder. "San Juan pudo ver que el ataque a las imágenes oculta una negación de la realidad de la Encarnación de Cristo y un rechazo de la sacramental forma en que la nueva vida en Cristo es recibida por nosotros. En el Séptimo Concilio Ecuménico, que restauró el lugar de las imágenes de la vida de la Iglesia, un obispo alto exclamó de iconoclasia, "Esta es la peor de las herejías, ya que los incluye todas." EL RENACIMIENTO DE ICONOCLASIA La convocatoria del Séptimo Concilio Ecuménico resultó ser un punto de inflexión en la lucha contra la iconoclasia - una batalla que, sin embargo, todavía tenía muchos años para correr. En la Baja Edad Media, cuando el verdadero significado y el uso de las imágenes tendían a ser oscurecida por la superstición, hubo un resurgimiento de la iconoclasia y esta actitud se convirtió en parte del programa de Reforma. En consecuencia, los formularios anteriores de post-Reforma anglicanismo son definitivamente iconoclasta en carácter y es por eso que el anglicanismo nunca ha aceptado oficialmente las decisiones de la Séptima. ICONOCLASIA MODERNA  La influencia moderna de iconoclasia no es para ser visto en los edificios de la iglesia con paredes lisas y vidrio claro, pero en una reducción de la Fe a principios "racionales", el énfasis en cuestiones seculares a expensas de la necesidad espiritual. La iluminación de una vela en una catedral se convierte en una expresión de la necesidad humana de orar, no un reconocimiento del Cristo a quien oramos. Es refrescante para visitar una hermosa iglesia y ver las velas se encienden delante de una estatua de Nuestra Señora. Aquí tenemos la oración correctamente dirigida y honrar debidamente otorgado. Su presencia es un cumplimiento práctico de los decretos del Concilio Séptimo cual el Anglo Católicos nunca ha dudado en aceptar. UNA VENTANA EN EL CIELO  Una imagen no es una invitación a la idolatría. Puede representar a Nuestro Señor o/a su Santa Madre. Puede representar la Virgen con el Niño Jesús, de nuevo, puede representar uno de los santos como San Esteban o San Lorenzo, una escena de las Escrituras, o un incidente en la vida posterior de la Iglesia. En todos los casos, la imagen es una ventana a la realidad del Reino de los Cielos, no un objeto de adoración en sí mismo. San Basilio el Grande dice que el honor tributado a la imagen pasa a la original. Así que cuando encendemos una vela delante de una imagen estamos honrando a Cristo mismo, recordando su Encarnación y de la forma en que, a través de su muerte y resurrección, Él vive, por el poder del Espíritu Santo, en la vida de sus santos. Nuestras oraciones por las zonas o los santos son oraciones a Cristo mismo y, en Cristo, a la Santísima Trinidad. LA PLENITUD DEL EVANGELIO  Cuando honramos las imágenes estamos honrando la plenitud de la fe evangélica. La proclamación de este Evangelio, de palabra y obra, es nuestra tarea como miembros del Cuerpo de Cristo. Es a la plenitud del Evangelio que, como miembros de la Iglesia en comunión con todos los creyentes católicos (Anglicanos, Ortodoxos y/o Romanos), tenemos un compromiso alegre - un compromiso que renovamos cada vez que se enciende una vela ante las imágenes sagradas.
19.12.2015
Leonardo Marin-Saavedra
No comments
Los Siete Concilios Ecuménicos La defensa de la Fe a través de la Santa Tradición EL CUERPO DE CRISTO La Iglesia es el sacramental, o místico, Cuerpo de Cristo, establecida como tal por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo permanece constante dentro de la Iglesia sostener su existencia como el Cuerpo de Cristo. Aunque la Iglesia en la tierra existe en muchos lugares distintos, es la única y misma Iglesia en cada lugar, ya que, por el Espíritu, el Señor Jesucristo es sacramentalmente y totalmente presente en cada Iglesia local sin distinción. Si esto no fuera así, ningún miembro de la Iglesia puede recibir la plenitud de la salvación en Cristo, porque Cristo mismo se dividiría. LA IGLESIA LOCAL Una iglesia local es la reunión de creyentes en un área particular presidida por un obispo que es su enfoque de unidad e identidad. El obispo preside la misa (Eucaristía), ya sea por sí mismo oa través de un sacerdote a quien se delega la responsabilidad. El obispo se llama, por lo tanto, para representar, en su ministerio, la Fe, Disciplina y Culto no sólo de la Iglesia local, sino también de todo el Cuerpo de Cristo en todas partes. AUTORIDAD SOBRE LA IGLESIA  Porque la Iglesia es verdaderamente el Cuerpo de Cristo - Cristo mismo en su manifestación sacramental - que no es posible que alguien o algo para ejercer autoridad sobre la Iglesia, ya sea entendida como universal o como local. No es posible debido a que dicha autoridad se ejerce sobre el mismo Cristo. (Ni el Papa ni la Biblia, por lo tanto, puede ser considerado como una autoridad sobre la Iglesia.) AUTORIDAD DE DENTRO DE LA IGLESIA Hay, sin embargo, una autoridad ejercida dentro y en toda la Iglesia, que es la autoridad permanente del Espíritu Santo mismo. Como existe la Iglesia en un modo sacramental en este mundo, tomando las cosas terrenales y relleno y transformarlos por la gracia de la Santísima Trinidad, por lo que el ministerio de los Apóstoles (que ahora recae sobre los obispos de la Iglesia) es fundamentalmente uno de los testigos en el poder del Espíritu. LA FE COMO TRADICIÓN SANTO Este es un testimonio de la verdad de Cristo sostenida por el Espíritu Santo en la Iglesia. Para este testigo se le da el nombre de la Santa Tradición. Para mantener a la Iglesia en la verdad es el mismo que para mantener la Santa Tradición. Este deber de preservar un verdadero testigo de la defensa de la Santa Tradición, es el propósito por el cual todos los Consejos, especialmente los Concilios Ecuménicos, han sido llamados. Una confusión de nombres  Desde el principio, la Iglesia ha tenido que discernir la auténtica Tradición Sagrada de entre muchas cuentas falsas de la única y verdadera fe. Para estas falsas cuentas que dar el nombre de la herejía en general, pero cada cuenta falsa o tendencia tiene su propio nombre en particular. Hasta que uno hace un estudio a fondo de la historia temprana de la Iglesia, los nombres de las diferentes herejías contribuyen confusión en lugar de la luz. Estas herejías, si hubieran sido adoptadas por la Iglesia, habrían destruido la fe de la misma manera que un herbicida moderna destruye una planta alterando progresivamente sus funciones vitales. En este tramo los Siete Concilios, que presentó el antídoto a estos tóxicos, figuran con una referencia al descubierto el nombre con el que se conocen las diversas herejías. Si las acciones de los Consejos aparecen negativo, es porque fueron llamados a erradicar falsas doctrinas, no inventar otros nuevos, ni para exponer todo el contenido de la Fe. LA TRADICIÓN SUBYACENTE Es importante darse cuenta de que los Padres (de los obispos reunidos) de los Consejos estaban preocupados de preservar y defender la Santa Tradición. Cada padre sabía, y era responsable de mantener la fe, ya que se había conservado en su propia Iglesia local desde su fundación. Contra tal conocimiento las herejías se destacaron por las innovaciones que eran. La propia Santa Tradición proporciona el tema de fondo que une los siete Consejos. Es el mismo tema que encontramos en las Sagradas Escrituras con razón interpretado. La interpretación correcta Uno de los problemas que enfrentan los padres era que los herejes usan las Escrituras como fuente de los textos para apoyar sus puntos de vista. Es importante reconocer que la Santa Tradición no es algún tipo de suplemento a las Escrituras (como se supone a menudo en el momento de la Reforma), pero que, en conjunto, la Tradición y la Escritura proporciona el relato auténtico de la Verdad de Dios en Cristo . El Antiguo Testamento debe ser interpretada a la luz de la Tradición, mientras que el Nuevo Testamento es tradición comprometida con la escritura. LOS SIETE concilios ecuménicos EL PRIMER CONSEJO (Nicea I) 325 dC Rechazada la enseñanza de que Cristo es divino, pero es distinta de e inferiores, en esencia, a Dios Padre (Arianisim) - esto era el paganismo disfrazado de cristianismo. El Concilio (Constantinopla I) 381 AD Reafirmó las decisiones de Nicea I, opuesto a cualquier enseñanza que el Espíritu Santo era menos que verdaderamente Dios (macedonianismo) y establece el "Credo Credo en la forma que hoy utilizamos. EL TERCER CONSEJO (Éfeso) 431 AD Rechazada la enseñanza de que Jesús era dos "personas", una divina otro humano, unidos entre sí (nestorianismo). Confirmó la enseñanza de que Cristo es una Persona divina que también ha tomado para sí una naturaleza humana completa de la Virgen María - su título 'Madre de Dios' (Theotokos) apoya esto. EL CONSEJO CUARTO (Calcedonia) 451 AD Se opuso a la enseñanza de que la naturaleza divina en Cristo había absorbido la naturaleza humana (eutiquianismo o monofisismo). EL CONSEJO QUINTO (Constantinopla II) 553 AD Intentos condenados a reintroducir nestorianismo disfrazada. EL CONSEJO SEXTO (Constantinopla III) 680 AD (Repudiado una forma de Eutchychianism que afirmó que Cristo sólo tenía una "voluntad" - destruyendo así la integridad y la realidad de sus dos naturalezas. EL CONSEJO SÉPTIMO (Nicea II) 787 AD Rechazada la afirmación de que el homenaje de los Santos Iconos era idólatra (iconoclasia). El principio clave  El principio clave defendido por los Siete Concilios es la Encarnación - la creencia de que el Dios verdadero se ha convertido en verdadero hombre, que su naturaleza divina y la naturaleza humana que ha tomado para sí están unidos inseparablemente entre sí - pero de una manera que preserva la exhaustividad de ambas naturalezas. El Consejo Séptimo lleva este principio aún más al insistir en que la gracia divina de la salvación en efecto, funciona con eficacia a través de las cosas materiales.Esta última insistencia reafirma la gracia recibida a través de los sacramentos, también defiende la honra de las imágenes por la misma razón. Una cadena de oro  Podemos ver los Siete Concilios como una cadena de oro de la doctrina que se extiende a través de la historia de la Iglesia. Si un eslabón se rompe la cadena falla. Estos Consejos protegen mediante la exclusión de error la verdad de nuestra salvación - nueva vida en Cristo. Muestran por qué la Iglesia debe ser entendida como ser verdaderamente el Cuerpo de Cristo. Los cánones  Al igual que los muchos consejos locales de obispos llamados a hacer frente a la atención de la Iglesia en un área más pequeña, los Concilios Ecuménicos también pasaron Cánones o regulaciones, para la realización de los fieles - el trabajo práctico de la Fe. El Derecho Canónico de la Iglesia no es un conjunto de reglas independientes de la naturaleza de la Iglesia como Cuerpo de Cristo - que haría un poder sobre la Iglesia y sobre Cristo. Los Cánones regulan la conducta de los fieles para que pueda ser testigo de la vida en el Espíritu Santo, que es también nueva vida en Cristo. OTROS CONSEJOS  Los Concilios Ecuménicos son un ejemplo, al más alto nivel, de la forma en que se regula la vida de la Iglesia en este mundo. La mayoría de los Concilios antiguos se llevaron a cabo en una escala más modesta, y se ocupó de las preocupaciones locales. Debido a que el principio de testigo en y por el Espíritu Santo sigue siendo el mismo, las decisiones adoptadas en dicha Consejo veces pueden ser de importancia universal. Un número de estos Consejos, sus decisiones y Cánones, han sido reconocidos por los Concilios Ecuménicos. La Iglesia Católica Anglicana Rito Santo reconoce el estado de todos estos Consejos. DESPUÉS DEL CONSEJO SÉPTIMO Desde la celebración de la Séptima ninguna importante reunión de obispos puede ser llamado ecuménico en el verdadero sentido de la descripción. La Iglesia Católica Romana ha continuado llamar a algunos de los Consejos posteriores celebradas en Occidente 'ecuménico' pero nunca han logrado la aceptación de todas las Iglesias. La verdad es que es la calidad de la fidelidad a la Santa Tradición en lugar de las condiciones de tamaño y lugar que es de fundamental importancia. Hay iglesias (las Iglesias orientales, por ejemplo) que se han negado a aceptar la parte de los Siete Concilios Ecuménicos. La razón de esta negativa se debe a que dichas Iglesias consideran que determinadas declaraciones conciliares no establecen la Santa Tradición con suficiente precisión - la Fe es el mismo, pero la expresión de que les causa problemas. LA FE VIENE ANTES LOS DECRETOS Los Anglo Catolicos suscriben y se someten a los decretos doctrinales de los Siete Concilios. La totalidad de la Tradición de la Fe, sin embargo, es siempre mayor que la doctrina protegida por decreto concilar. Para la plenitud de la fe miramos a Cristo, comunicada a nosotros por el Espíritu Santo a través de la Santa Tradición. Los Siete Concilios garantizan que nuestra visión de la fe no es oscurecida por las falsas opiniones de los hombres.  Artículos de la Religión: Nota: Los Anglo Católicos conocemos estos 39 Artículos de Religión pero no compartimos, no creemos ni practicamos todo lo estipulado dentro de su escritos y por eso aceptamos la Afirmacion de San Luis de 1977 y los Siete Concilios Ecuménicos. Sin embargo respetamos aun a quienes estan en error porque entendemos que somos libres y todos aparendemos de Dios antes que de los hombres.... Conforme establecidos por los Obispos, y los Diputados, Clérigos y Laicos de la Iglesia Protestante Episcopal de los Estados Unidos de América, en Convención, el día doce de septiembre, del Año de Nuestro Señor 1801 ARTICULOS DE LA RELIGION I. De la Fe en la Santísima Trinidad. HAY un solo Dios vivo y verdadero, eterno, sin cuerpo, partes o pasiones; de infinito poder, sabiduría y bondad; el Creador y Conservador de todas las cosas, así visibles como invisibles. Y en la unidad de esta Naturaleza Divina hay Tres Personas de una misma substancia, poder y eternidad; el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. II. Del Verbo, o del Hijo de Dios, que fué hecho verdadero Hombre. EL Hijo que es el Verbo del Padre, engendrado del Padre desde la eternidad, el verdadero y eterno Dios, consubstancial al Padre, tomó la naturaleza Humana en el seno de la Bienaventurada Virgen, de su substancia: de modo que las dos naturalezas enteras y perfectas, esto es, Divina y Humana, se unieron juntamente en una Persona, para no ser jamás separadas, de lo que resultó un solo Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre; que verdaderamente padeció, fué crucificado, muerto y sepultado, para reconciliarnos con su Padre, y para ser sacrificio, no solamente por la culpa original, sino también por todos los pecados actuales de los hombres. III. Del descenso de Cristo a los Infiernos. COMO Cristo murió por nosotros, y fué sepultado, también debemos creer que descendió a los Infiernos. IV. De la Resurrección de Cristo. CRISTO resucitó verdaderamente de entre los muertos, y tomó de nuevo su cuerpo, con carne, huesos y todas las cosas que pertenecen a la integridad de la naturaleza humana; la que subió al Cielo, y allí está sentado, hasta que vuelva a juzgar a todos los Hombres en el último día. V. Del Espíritu Santo. EL Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo, es de una misma substancia, Majestad y Gloria, con el Padre, y con el Hijo, Verdadero y Eterno Dios. VI. De la Suficiencia de las Sagradas Escrituras para la Salvación. LA Escritura Santa contiene todas las cosas necesarias para la Salvación: de modo que cualquiera cosa que no se lee en ella, ni con ella se prueba, no debe exigirse de hombre alguno que la crea como artículo de Fe, ni debe ser tenida por requisito necesario para la Salvación. Bajo el nombre de Escritura Santa entendemos aquellos Libros Canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento, de cuya autoridad nunca hubo duda alguna en la Iglesia. De los Nombres y Números de los Libros Canónicos. El Génesis,El Exodo,Levítico,Números,Deuteronomio,Josué,Jueces,Rut,El Libro Primero de Samuel,El Libro Segundo de Samuel,El Libro Primero de los Reyes,El Libro Segundo de los Reyes,El Libro Primero de las Crónicas,El Libro Segundo de las Crónicas,El Libro de Esdras,El Libro de Nehemías, llamado también El Segundo Libro de Esdras,El Libro de Ester.El Libro de Job,Los Salmos,Los Proverbios.El Eclesiastés o Predicador.Los Cantares de Salomón,Los Cuatro Profetas Mayores,Los Doce Profetas Menores. Los otros Libros (como dice San Gerónimo), los lee la Iglesia para ejemplo de vida e instrucción de las costumbres; mas ella, no obstante no los aplica para establecer doctrina alguna; y tales son los siguientes: El Libro Tercero de Esdras,El Libro Cuarto de Esdras,El Libro de Tobías,El Libro de Judit,El Resto del Libro de Ester,El Libro de la Sabiduría,Jesús el Hijo de Sirac,Baruc el Profeta,El Cántico de los Tres Mancebos.La Historia de Susana,De Bel y el Dragón,La Oración de Manasés,El Libro Primero de los Macabéos,El Libro Segundo de los Macabéos. Recibimos, y contamos por Canónicos todos los Libros del Nuevo Testa mento, según son recibidos comúnmente.  VII. Del Antiguo Testamento. EL Antiguo Testamento no es contrario al Nuevo: puesto que en ambos, Antiguo y Nuevo, se ofrece vida eterna al género humano por Cristo, que es el solo Mediador entre Dios y el hombre, siendo El, Dios y Hombre. Por lo cual no deben escucharse los que se imaginan que los antiguos Patriarcas solamente tenían su esperanza puesta en promesas temporales. Aunque la Ley de Dios dada por medio de Moisés, en lo tocante a Ceremonias y Ritos no obliga a los Cristianos, ni deben necesariamente recibirse sus preceptos Civiles en ningún Estado; no obstante, no hay Cristiano alguno que esté exento de la obediencia a los Mandamientos que se llaman Morales. VIII. De los Credos. EL Credo Niceno y el comúnmente llamado de los Apóstoles, deben reci birse y creerse enteramente, porque pueden probarse con los testimonios de las Santas Escrituras. IX. Del Pecado Original o de Nacimiento. EL Pecado Original no consiste (como vanamente propalan los Pelagianos) en la imitación de Adán, sino que es el vicio y corrupción de la Naturaleza de todo hombre que es engendrado naturalmente de la estirpe de Adán: por esto el hombre dista muchísimo de la justicia original, y es por su misma naturaleza inclinado al mal, de suerte que la carne codicia siempre contra el espíritu; y por lo tanto el pecado original en toda persona que nace en este mundo, merece la ira y la condenación de Dios. Esta infección de la naturaleza permanece también en los que son regenerados; por lo cual la concupiscencia de la carne (llamada en griego phronema sarkos, que unos interpretan la sabiduría, otros la sensualidad, algunos afección, y otros el deseo de la carne) no se sujeta a la Ley de Dios. Y aunque no hay condenación alguna para los que creen y son bautizados, todavía el Apóstol confiesa que la concupiscencia y mala inclinación tiene de sí misma naturaleza de pecado. X. Del Libre Albedrío. LA condición del Hombre después de la caída de Adán es tal, que ni puede convertirse, ni prepararse con su fuerza natural y buenas obras, a la Fe e Invocación de Dios. Por lo tanto no tenemos poder para hacer buenas obras gratas y aceptables a Dios, sin la Gracia de Dios por Cristo nos prevenga, para que tengamos buena voluntad, y obre con nosotros, cuando tenemos esa buena voluntad. XI. De la Justificación del Hombre. SOMOS reputados justos delante de Dios solamente por el mérito de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, por la Fe, y no por nuestras obras o mere cimientos. Por lo cual, que nosotros somos justificados por la Fe solamente, es Doctrina muy saludable y muy llena de consuelo, como más amplia mente se expresa en la Homilía de la Justificación. XII. De las Buenas Obras. AUNQUE las Buenas Obras, que son fruto de la Fe y siguen a la Justificación, no puedan expiar nuestros pecados, ni soportar la severidad del Juicio Divino; son, no obstante, agradables y aceptas a Dios en Cristo, y nacen necesariamente de una verdadera y viva Fe; de manera que por ellas puede conocerse la Fe viva tan evidentemente, como se juzga del árbol por su fruto. XIII. De las Obras antes de la Justificación.LAS obras hechas antes de la Gracia de Cristo, y de la Inspiración de su Espíritu, no son agradables a Dios, porque no nacen de la Fe en Jesucristo, ni hacen a los hombres dignos de recibir la Gracia, ni (en lenguaje escolástico) merecen de congruo la Gracia; antes bien porque no son hechas como Dios ha querido y mandado que se hagan, no dudamos que tengan naturaleza de pecado.  XIV. De las Obras de Supererogación. OBRAS voluntarias no comprendidas en los Mandamientos Divinos, llamadas Obras de Supererogación, no pueden enseñarse sin arrogancia e impiedad: porque por ellas declaran los hombres, que no solamente rinden a Dios todo cuanto están obligados a hacer, sino que por su causa hacen más de lo que por deber riguroso les es requerido: siendo así que Cristo claramente dice: Cuando hubiéreis hecho todas las cosas que os están mandadas, decid: Siervos inútiles somos. XV. De Cristo, el único sin pecado. CRISTO en la realidad de nuestra naturaleza fué hecho semejante a nosotros en todas las cosas, excepto en el pecado, del cual fué enteramente exento tanto en su carne, como en su Espíritu. Vino para ser el Cordero sin mancha, que por el sacrificio de sí mismo una vez hecho, quitase los pecados del mundo. Y no hubo pecado en El, como dice San Juan. Pero nosotros los demás hombres, aunque bautizados, y nacidos de nuevo en Cristo, con todo eso ofendemos en muchas cosas; y si decimos que no tenemos pecado nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. XVI. Del Pecado después del Bautismo. NO todo pecado mortal, voluntariamente cometido después del Bautismo, es pecado contra el Espíritu Santo, e irremisible. Por lo cual a los caídos en pecado después del Bautismo no debe negarse la gracia del arrepentimiento. Después de haber recibido el Espíritu Santo, nos podemos apartar de la gracia recibida, y caer en pecado, y por la Gracia de Dios de nuevo levantarnos, y enmendar nuestras vidas. Y por lo tanto debe condenarse a los que dicen, que ya no pueden volver a pecar mientras vivan, o niegan el poder ser perdonados a los que verdaderamente se arrepientan. XVII. De la Predestinación y Elección. LA Predestinación a la Vida es el eterno Propósito de Dios, (antes que fuesen echados los cimientos del Mundo), quien por su invariable consejo, a nosotros oculto, decretó librar de maldición y condenación a los que eligió en Cristo de entre todos los hombres, y conducirles por Cristo a la Salvación eterna, como a vasos hechos para honor. Por lo cual, los que son agraciados con un beneficio tan excelente de Dios, son llamados según el propósito por su Espíritu que obra en debido tiempo: por la Gracia obedecen a la vocación; son justificados gratuitamente; son hechos Hijos de Dios por adopción; son hechos conformes a la imagen de su Unigénito Hijo Jesucristo; viven religiosamente en buenas obras, y finalmente llegan por la misericordia de Dios a la eterna felicidad.     Como la consideración piadosa de la Predestinación y de nuestra Elección en Cristo, está llena de un dulce, suave e inefable consuelo para las personas piadosas, y que sienten en sí mismas la operación del Espíritu de Cristo, que va mortificando las obras de la carne y sus miembros mortales, y levantando su ánimo a las cosas elevadas y celestiales, no solo porque establece y confirma grandemente su fe en la Salvación eterna que han de gozar por medio de Cristo, sino porque enciende fervientemente su amor hacia Dios: y así, para las personas curiosas y carnales, destituídas del Espíritu de Cristo, el tener continuamente delante de sus ojos la sentencia de la Predestinación Divina, es un precipicio muy peligroso, por el cual el diablo les impele a la desesperación, o al abandono a la vida más impura, no menos peligrosa que la desesperación. Además debemos recibir las promesas de Dios del modo que nos son generalmente propuestas en la Escritura Santa: y en nuestros hechos seguir aquella Divina Voluntad, que tenemos expresamente declarada en la Palabra de Dios. XVIII. De obtener la Salvación Eterna solamente por el Nombre de Cristo. DEBEN asimismo ser anatematizados los que se atreven decir, que todo hombre será salvo por la Ley o la Secta que profesa, con tal que sea diligente en conformar su vida con aquella Ley, y con la luz de la Naturaleza. Porque la Escritura Santa nos propone solamente el Nombre de Jesucristo, por medio del cual únicamente han de salvarse los hombres. XIX. De la Iglesia. LA Iglesia visible de Cristo es una Congregación de hombres fieles, en la cual se predica la pura Palabra de Dios, y se administran debidamente los Sacramentos conforme a la institución de Cristo, en todas las cosas que por necesidad se requieren para los mismos.    Como la Iglesia de Jerusalén, de Alejandría y de Antioquía erraron, así también ha errado la Iglesia de Roma, no solo en cuanto a la vida y las Ceremonias, sino también en materias de Fe. XX. De la Autoridad de la Iglesia. LA Iglesia tiene poder para decretar Ritos o Ceremonias y autoridad en las Controversias de Fe: Sin embargo, no es lícito a la Iglesia ordenar cosa alguna contraria a la Palabra Divina escrita, ni puede exponer un lugar de la Escritura de modo que contradiga a otro. Por lo cual, aunque la Iglesia sea Testigo y Custodio de los Libros Santos, sin embargo, así como no es lícito decretar nada contra ellos, igualmente no debe presentar cosa alguna que no se halle en ellos, para que sea creída como de necesidad para la salvación. XXI. De la Autoridad de los Concilios Generales. [El Artículo Vigésimo-primero de los Artículos antiguos se omite, por tener una naturaleza local y civil, y se sustituye en las demás partes, de los otros Artículos.] XXII. Del Purgatorio. LA doctrina Romana concerniente al Purgatorio, Indulgencias, Veneración y Adoración, así de Imágenes como de Reliquias, y la Invocación de los Santos, es una cosa tan fútil, como vanamente inventada, que no se funda sobre ningún testimonio de las Escrituras, antes bien repugna a la Palabra de Dios.   XXIII. Del Ministerio en la Congregación. NO es lícito a hombre alguno tomar sobre sí el oficio de la Predicación pública, o de la Administración de los Sacramentos en la Congregación, sin ser antes legítimamente llamado, y enviado a ejecutarlo. Y a estos debemos juzgarlos legalmente escogidos y llamados a esa obra por los hombres que tienen autoridad pública, concedida en la Congregación, para llamar y enviar Ministros a la Viña del Señor. XXIV. Del lenguaje en la Congregación en un idioma que entienda el Pueblo. EL decir Oraciones públicas en la Iglesia, o administrar los Sacramentos en lengua que el pueblo no entiende, es una cosa claramente repugnante a la Palabra de Dios y a la costumbre de la Iglesia primitiva. XXV. De los Sacramentos. LOS Sacramentos instituídos por Cristo, no solamente son señales de la Profesión de los Cristianos, sino más bien unos testimonios ciertos, y signos eficaces de la Gracia y buena voluntad de Dios hacia nosotros, por los cuales obra El invisiblemente en nosotros, y no solo aviva, mas también fortalece y confirma nuestra fe en El.      Dos son los Sacramentos ordenados por nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio, a saber, el Bautismo y la Cena del Señor.     Los otros cinco que comúnmente se llaman Sacramentos: la Confirmación, la Penitencia, las Ordenes, el Matrimonio y la Extrema-Unción, no deben reputarse como Sacramentos del Evangelio, habiendo emanado, en parte, de una imitación pervertida de los Apóstoles, yen parte son estados de la vida aprobados en las Escrituras; pero que no tienen la esencia de Sacramentos, semejante al Bautismo y a la Cena del Señor, porque carecen de signo alguno visible, o ceremonia ordenada de Dios.     Los Sacramentos no fueron instituídos por Cristo para ser contemplados, o llevados en procesión, sino para que hagamos debidamente uso de ellos. Y sólo en aquellos que los reciben dignamente producen ellos el efecto saludable; pero los que indignamente los reciben, se adquieren para sí mismos, como dice San Pablo, condenación. XXVI. Que la Indignidad de los Ministros no impide el efecto de los Sacramentos. AUNQUE en la Iglesia visible los malos están siempre mezclados con los buenos, y algunas veces los malos obtienen autoridad superior en el Ministerio de la Palabra y de los Sacramentos, no obstante, como no lo hacen en su propio nombre, sino en el de Cristo, ni ministran por medio de su comisión y autoridad; aprovechamos su ministerio, oyendo la Palabra de Dios y recibiendo los Sacramentos. Ni el efecto de la Institución de Cristo se frustra por su iniquidad, ni la gracia de los dones divinos se disminuye con respecto a los que rectamente y con Fe reciben los Sacramentos que se les ministran; los que son eficaces, aunque sean ministrados por los malos, a causa de la institución y promesa de Cristo.     Pertenece, empero, a la disciplina de la Iglesia el que se inquiera sobre los malos Ministros, que sean acusados por los que tengan conocimiento de sus crímenes; y que hallados finalmente culpables, sean depuestos por sentencia justa. XXVII. Del Bautismo. EL Bautismo no es solamente un signo de la profesión y una nota de distinción, por la que se identifican los Cristianos de los no bautizados; sino también es un signo de la Regeneración o Renacimiento, por el cual, como por instrumento, los que reciben rectamente el Bautismo son injertos en la Iglesia; las promesas de la remisión de los pecados, y la de nuestra Adopción como Hijos de Dios por medio del Espíritu Santo, son visiblemente señaladas y selladas; la Fe es confirmada, y la Gracia, por virtud de la oración a Dios, aumentada.     El Bautismo de los Párvulos, como más conforme con la institución de Cristo, debe conservarse enteramente en la Iglesia. XXVIII. De la Cena del Señor. LA Cena del Señor no es solamente signo del amor mutuo de los Cristianos entre sí; sino más bien un Sacramento de nuestra Redención por la muerte de Cristo: de modo que para los que recta, dignamente y con Fe la reciben, el Pan que partimos es participación del Cuerpo de Cristo; y del mismo modo la Copa de bendición es participación de la Sangre de Cristo.     La Transubstanciación (o el cambio de la substancia del Pan y del Vino), en la Cena del Señor, no puede probarse por las Santas Escrituras; antes bien repugna a las palabras terminantes de los Libros Sagrados, trastorna la naturaleza del Sacramento, y ha dado ocasión a muchas supersticiones.     El Cuerpo de Cristo se da, se toma, y se come en la Cena de un modo celestial y espiritual únicamente: y el medio por el cual el cuerpo de Cristo se recibe y se come en la Cena, es la Fe.     El Sacramento de la Cena del Señor ni se reservaba, ni se llevaba en procesión, ni se elevaba, ni se adoraba, en virtud de mandamiento de Cristo. XXIX. De los Impíos; que no comen el Cuerpo de Cristo al participar de la Cena del Señor. LOS Impíos, y los que no tienen Fe viva, aunque compriman carnal y visiblemente con sus dientes, como dice San Agustín, el Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, no por eso son en manera alguna participantes de Cristo: antes bien, comen y beben para su condenación el Signo o Sacramento de una cosa tan importante. XXX. De las dos Especies. EL Cáliz del Señor no debe negarse a los laicos; puesto que ambas partes del Sacramento del Señor, deben ministrarse igualmente a todos los Cristianos por ordenanza y mandato de Cristo.   XXXI. De la única Oblación de Cristo consumada en la Cruz. LA Oblación de Cristo una vez hecha, es la perfecta Redención, Propiciación y Satisfacción por todos los pecados de todo el mundo, así originales como actuales; y ninguna otra Satisfacción hay por los pecados, sino ésta únicamente. Y así los Sacrificios de las Misas, en los que se dice comúnmente que el Presbítero ofrece a Cristo en remisión de la pena o culpa por los vivos y por los muertos, son fábulas blasfemas, y engaños peligrosos. XXXII. Del Matrimonio de los Presbíteros. NINGÚN precepto de la Ley Divina manda a los Obispos, Presbíteros y Diáconos vivir en el estado del Celibato, o abstenerse del Matrimonio; es lícito, lo mismo que a los demás Cristianos, contraer a su discreción el estado del Matrimonio, si creyeren que así les conviene mejor para la piedad. XXXIII. Como deben evitarse las Personas excomulgadas. LA Persona que, por una denuncia pública de la Iglesia, se ha separado de la Unidad de la misma y ha sido debidamente excomulgada, se debe considerar por todos los fieles como si fuese un Pagano y un Publicano, mientras que por medio del arrepentimiento no se reconcilia públicamente con la Iglesia y recibida por un Juez debidamente autorizado. XXXIV. De las Tradiciones de la Iglesia. NO es necesario que las Tradiciones y Ceremonias sean en todo lugar las mismas o totalmente parecidas; porque en todos los tiempos fueron diversas, y pueden mudarse según la diversidad de países, tiempos y costumbres, con tal que en ellas nada se establezca contrario a la Palabra de Dios.     Cualquiera que por su juicio privado voluntariamente y de intento quebranta manifiestamente las Tradiciones y Ceremonias de la Iglesia, que no son contrarias a la Palabra de Dios, y que están ordenadas y aprobadas por la Autoridad pública, debe, para que teman otros hacer lo mismo, ser públicamente reprendido como perturbador del orden común de la Iglesia, como ofensor de la autoridad del Magistrado, y como quien vulnera las conciencias de los hermanos débiles.     Toda Iglesia particular o nacional tiene facultad para instituir, mudar o abrogar las ceremonias o ritos eclesiásticos instituídos únicamente por la autoridad humana, con tal que todo se haga para edificación. XXXV. De las Homilías. EL segundo Tomo de las Homilías, cuyos títulos hemos reunido al pie de este Artículo, contiene una Doctrina piadosa, saludable y necesaria para estos tiempos, e igualmente el primer Tomo de las Homilías publicadas en tiempo de Eduardo Sexto; y por lo tanto juzgamos que deben ser leídas por los Ministros clara y diligentemente en las Iglesias, para que el Pueblo las entienda. Nombres de las Homilías. 1. Del recto uso de la Iglesia. 2. Contra el peligro de la Idolatría. 3. De la reparación, y aseo de las Iglesias. 4. De las buenas obras; y del Ayuno en primer lugar. 5. Contra la Glotonería, y Embriaguez, 6. contra el Lujo excesivo de Vestido. 7. De la Oración. 8. Del Lugar y Tiempo de la Oración. 9. Que las Oraciones Comunes y los Sacramentos deben celebrarse, y administrarse en lengua conocida. 10. De la respetuosa veneración de la Palabra de Dios. 11. Del hacer Limosnas. 12. De la Natividad de Cristo. 13. De la Pasión de Cristo. 14. De la Resurreción de Cristo. 15. De la digna Recepción del Sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. 16. De los Dones del Espíritu Santo. 17. Para los Días de Rogativa. 28. Del Estado de Matrimonio. 19. Del Arrepentimiento. 20. Contra la Ociosidad. 21. Contra la Rebelión. [Este Artículo está recibido en esta Iglesia, en cuanto que declara que el Libro (le Homilías es una explicación de la doctrina Cristiana, e instructivo en la piedad y en la moral. Mas toda referencia a la constitución y a las leyes de Inglaterra son consideradas como inaplicables, considerando las circunstancias de esta Iglesia; que también suspende la orden para la lectura de dichas Homilías en las Iglesias, hasta que se haga una revisión conveniente, para librarlas de tantas palabras y frases no usadas hoy, así como de las referencias locales.] XXXVI. De la Consagración de los Obispos y Ministros. EL Libro de la Consagración de los Obispos, y de la Ordenación de los Presbíteros y Diáconos, según está declarado por la Convención General de esta Iglesia en 1792, contiene todas las cosas necesarias a tal Consagración y Ordenación; no contiene cosa alguna que sea en sí supersticiosa o impía. Y, por tanto, cualquiera que sea consagrado u ordenada según dicha Forma, decretamos que está justa, regular y legalmente consagrado y ordenado. XXXVII. Del Poder de los Magistrados Civiles. EL Poder del Magistrado Civil se extiende a todos los hombres, clérigos y laicos, en todas las cosas temporales; mas no tiene autoridad alguna en las cosas puramente espirituales. Y mantenemos que es el deber de todos los hombres que profesan el Evangelio, obedecer respetuosamente a la autoridad civil regular y legalmente constituída. XXXVIII. Que los Bienes de los Cristianos no son comunes. LAS riquezas y los bienes de los Cristianos no son comunes en cuanto al derecho, título y posesión, como falsamente se jactan ciertos Anabaptistas. Pero todos deben dar liberalmente limosnas a los pobres de lo que poseen y según sus posibilidades. XXXIX. Del Juramento del Cristiano. ASÍ como confesamos estar prohibido a los Cristianos por nuestro Señor Jesucristo, y por su Apóstol Santiago, el juramento vano y temerario; también juzgamos, que la Religión Cristiana de ningún modo prohibe que uno jure cuando lo exige el Magistrado en causa de Fe y Caridad, con tal que esto se haga según la doctrina del Profeta, en Justicia, en Juicio, y en Verdad. Material seleccionado del Libro de Oración Común (1928)

ial usa

Our mission begins on August 4, 2000

 

 

ial canada

Our mission begins on August 13, 2004

 

 

ial mexico

Our mission begins on December 7, 2003

 

 

Tweets from Leonardo Marin @BishopLeonardo

ASSOCIATED CHURCHES

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

Reformed Catholic Church of North America: 

www.comunidadcristoredentor.com/

 

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

Conservative Anglican Church of North America: 

www.cacna.org/  

 

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

Ixthus Church Council of England:

http://www.ixthuscc.com/

 

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

International Catholic Church of North America

www.stjamestheelderseminary.org/

 

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

Hispanic Catholic Church of North America:

www.lahouseofmercy.org/

 

Our the Latin-American Anglican Church is associated with the

National Catholic Mexican Church of North America:

www.mncc.net/

 

Gospel, love, service, charity and pastoral labor under God

 

 

 

 

"Somos Varones y mujeres de paz, aplicadores de justicia bajo la espada de Dios en amor y servicio. Elegancia y exquisitez jamas se enfrentan con sencillez y humildad. En el Reino de Dios la justicia es bella, el equilibrio de la creacion es para todos por igual, sin miedo a imperios de muerte y nunca a regimenes de terror-. -Que nadie se  sienta inferior a otro mortal terricola humano porque Dios nos creo iguales como hijos e hijas del barro de la nada. Todos y todas somos de una misma naturaleza pero diferentes, unicos y distintos en talento"-.

 

 

the anglo

Anglican Catholic and Orthodox

 

 

catholic

Under Jesus Christ

 

 

church

We are the Church of God

 

 

Flag Counter
Print Print | Sitemap
@BishopLeonardo